domingo, 15 de abril de 2012

Katinka Simonse: Juguetes y carteras con animales muertos


La autora de ésta idea tan controvertida es Katinka Simonse o más conocida como Tikenbell. Se trata de una holandesa que en 2004 sorprendió a todos contando que mato a su gata enferma para convertirla en cartera. Según algunas fuentes dicen que justificó tal situación diciendo que "así podría llevarla a todas partes".

Continuando con el mismo lineamiento creó varios modelos de carteras y juguetes a partir de cobayos, conejos, perros, gatos y hasta pollitos.

Actualmente como desde un comienzo tiene muchas personas en su contra, miles de denuncias efectuadas desde protectoras de animales y algunos aparentemente pocos seguidores desde el lado de la "admiración" por su mal llamado "arte".

La situación resulta chocante ya que utiliza el cuerpo completo del animal en varias ocasiones, lo cual da un aspecto que en lo personal me resulta tétrico e inconcebible de utilizar. Por otro considero que resulta un llamado a la reflexión y además un pedido de autocrítica para cientos de personas.

¿Por qué?

Muchos de nosotros, ahora vegetarianos, amantes y/o protectores de animales vemos con absoluto rechazo el accionar de ésta mujer. Hasta ahí estamos de acuerdo.

Pero se abre el debate en torno a que algunos por no decir muchos protectores siguen siendo consumistas de carnes (¿cuántos aún se desviven por los asados?) y algunos otros aún utilizamos cueros en nuestras carteras y zapatos entre otros accesorios de una supuesta “moda”. Llevar carteras o calzados de cuero es lo mismo que comprarle un producto a la holandesa controvertida. No hay diferencia. Consumir esos productos es alimentar empresas que maltratan a los animales. Y si las alimentamos, crecen.

Aclaro que esto no se trata de una campaña contra la industria ganadera, es sólo un llamado de atención al doble discurso que aparecen en muchos proteccionistas o también llamados amantes de los animales que se horrorizan con las "creaciones de Katinka" pero por otro usan carteras de cuero sin chistar. Más allá de lo chocante que resulta la exposición de Tikenbell hay que realizar autocrítica al respecto.

Por mi parte, los zapatos de cuero que tengo son los últimos que tendré. Desde hace tiempo que compro solamente cuero sintético para mis accesorios de vestir, y por otro soy vegetariana.

Para concluir, propongo lo siguiente: busquemos a la Tikenbell que habita aún en nosotros, eliminémoslo de a poco y una vez ahí, "pidamos" a otros que dejen de utilizar animales como cosas. Los animales merecen el mismo respeto que todos nosotros. Seamos el ejemplo porque el cambio comienza a partir de uno mismo.

Muchas Gracias.


Lorena Varela

Estudiante de Periodismo y Veterinaria.

A continuación comparto imágenes tétricas de otras creaciones de Katinka:






 
Ladrido de Amor - © 2007 Template feito por Templates para Você